#VolandoconBinter

Todas las publicaciones

Gran Canaria es una isla con muchos encantos. Desde sus dunas hasta las cumbres de Tejeda. Sin embargo, la mayoría de las personas que la visitan, no llegan a conocer los secretos que alberga el oeste de esta región insular. Una zona desconocida, a la que no llegan las autovías, y que también tiene grandes atractivos.

Ruta por el oeste de Gran Canaria

La costa oeste de Gran Canaria está formada por los municipios de Agaete, Artenara y La Aldea de San Nicolás. Es la zona más virgen de la isla y la única a la que no han llegado las redes de carreteras rápidas; un lugar de barrancos vírgenes y carreteras de curvas que enamorarían a cualquier amante del road trip.

A excepción de pequeños pueblos y alguna casa perdida, este lado de la isla se encuentra prácticamente despoblado. Por eso, es el lugar perfecto para desconectar de las zonas turísticas y encontrar la paz. Veamos algunos lugares que no te puedes perder.

La Cola del Dragón

Una de las zonas más visitadas de la costa oeste de Gran Canaria está formada por cuatro picos que forman lo que alguien identificó como una cola de dragón. Para encontrar las mejores vistas hacia estos riscos, lo mejor es visitar el mirador del Balcón.

El charco azul y la cascada

Saliendo de Agaete rumbo a La Aldea de San Nicolás, se encuentra El Risco. El primer grupo de casas blancas que te recuerda que estás en una isla habitada. Aparcando el coche en este pequeño pueblo y caminando durante 20 minutos por un sendero, se esconde una de las joyas de Gran Canaria: el charco azul y su cascada.

Se trata de un charco con agua de color azul verdoso, que cuenta con una cascada de unos 20 metros. Sin duda, si visitas este lugar en uno de los días de calor, acuérdate de llevar el bañador para poder darte un remojón en sus aguas.

Las playas de Güigüi y La Aldea

En el camino que va hacia La Aldea, no dejas de ver el mar. Y, probablemente, te apetezca conocer algunas de las playas perdidas de Gran Canaria. Si no te importa caminar para encontrar un secreto escondido, puedes hacer el camino de 5 horas hasta la playa de Güigüi, una preciosa playa escondida, de arena amarilla y rodeada de riscos.

Pero no es necesario caminar tanto si no te apetece. También puedes encontrar playas más cercanas de callaos y arena negra. La playa de La Aldea es muy tranquila, junto a su puerto pesquero y es una parada obligatoria antes de seguir el camino hacia Mogán.

Como has podido ver, la costa oeste de Gran Canaria tiene mucho que ofrecer. El hecho de que sea una de las zonas de la isla de más difícil acceso, hace que también sea una de las más vírgenes. Por eso, estamos seguros de que estás deseando hacerle un hueco en tu próxima ruta por la isla. Así que no te lo pienses más y, en tu próximo viaje a Gran Canaria, visita esta zona de riscos, acantilados y barrancos.

Publicado por: BinterCanarias
Publicado por: BinterCanarias
Toda nuestra actividad, todas las piezas de nuestro engranaje, están orientadas hacia un único fin: ofrecer a nuestros clientes el mejor servicio.

Relacionados

Canarias, el paraíso de las playas con bandera azul

Llega el verano y, con él, el calor y las ganas de disfrutar de unos merecidos días de playa y tranquilidad. Alcanzamos la estación estival casi como un premio después de meses muy duros y los destinos turísticos de este año, en el que todo ha sido una gran incógnita, empiezan a rondar nuestra cabeza. Una vez más, las Canarias y sus 58 playas con banderas azules se erigen como una oportunidad más que atractiva para disfrutar de nuestras vacaciones

¿Qué convierte a Tenerife Norte en el destino ideal para toda la familia?

Hay muchos motivos para visitar Tenerife norte en familia. Ciudades llenas de encanto, un clima templado perenne, paisajes naturales de ensueño y playas tranquilas y paradisíacas. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

Excursión de un día de Vitoria a San Sebastián

¿Te alojas en Vitoria y quieres hacer una excursión de un día? O ¿te planteas ir y quieres aprovechar al máximo tu estancia para ver todas las cosas posibles? No lo pienses más y visita San Sebastián. Solo 1 hora y 20 minutos la separan de la capital del País Vasco. Y te aseguramos que merece la pena. Sus pintxos, su casco antiguo o sus calles, llenas de vida, están entre sus mayores reclamos.