#VolandoconBinter

Todas las publicaciones

Dada la inmensa, dinámica y prolongada historia que lleva en su pasado; por la ciudad de Cartagena, su castillo y sus barcos encallados han transcurrido todo tipo de acontecimientos. Con algunos de ellos más increíbles que otros, esos que consiguieron ir contándose de generación en generación quedaron impregnados en la cultura de las leyendas cartageneras. Por ser curiosas, llamativas o resultar simplemente mágicas, algunas como las que te vamos a contar a continuación aquí son dignas de recordar.

Cuatro leyendas extraordinarias de la ciudad de Cartagena

Desde dos relatos amorosos hasta el misterioso ataúd que pasó por Cartagena, estas leyendas tan singulares te fascinarán. ¡Presta atención a cada detalle!

La Doncella del Castillo o Dama de Blanco

En una época en la que la ciudad había sido recuperada por las tropas castellanas, un miembro de la nobleza había sido elegido para controlar el territorio. Debía hacerlo desde el Castillo de la Concepción. Pero su soberbia, unida al amor deseado por una doncella cartagenera, le llevaría por el camino equivocado. A pesar de su insistencia constante, la joven lo rechazó una y otra vez porque andaba enamorada de un muchacho. El noble, no contento con la situación, le tendió una trampa al amado y lo asesinó para obligar a la chica a casarse con él.

Pero esta volvió a rechazarle y, por ello, el noble capturó a la doncella para encerrarla en su castillo, momento en el que ella lanzó una maldición sobre su secuestrador, quien moriría días después. Así, cuenta esta leyenda que el espíritu de la desafortunada sigue vagando y apareciendo por las inmediaciones de la fortificación.

El barco fantasma

Esta leyenda cuenta que un noble llamado Luis Garre se enamoró de la bella doña Leonor de Ojeda, quien era hija del alcaide del Castillo de la Concepción. Pero ella ya estaba prometida con don Carlos Laredo, un morisco que se hacía pasar por cristiano. La falsa, descubierta por el noble, le llevó a la hoguera, por orden de la Inquisición.

Dos años más tarde de lo sucedido, la hermana del fallecido se reunió con Luis y, tras darle una pócima con somnífero, lo trasladó a una galera. En su intento de huida, la antorcha que portaba cayó, prendió el barco y se quemó por completo. Era un 15 de agosto, por lo que cada año en esta fecha, un estruendo anuncia la aparición del barco fantasma entre la niebla.

La visita de Drácula

El desembarco en Cartagena de un ataúd sin dueño se fue convirtiendo poco a poco en un caso de vampirismo. Tras ser reclamado por carta desde La Coruña, viajó hasta allí, pero dejando huella allá por donde pasaba, desde Almería hasta Comillas. Volvió a quedarse sin propietario y fue devuelto a la ciudad portuaria. Pasado un tiempo, un aristócrata de Alhama de Murcia lo reclamó. Cuenta la leyenda que solo se le podía ver al ponerse el sol, en la oscuridad, como los vampiros.

¿Qué opinas sobre estas leyendas cartageneras? ¿Quieres conocer otras? ¡Viaja con Binter allí y descubre la del monje de San Diego!

Publicado por: BinterCanarias
Publicado por: BinterCanarias
Toda nuestra actividad, todas las piezas de nuestro engranaje, están orientadas hacia un único fin: ofrecer a nuestros clientes el mejor servicio.

Relacionados

Los seis lugares que debes ver en tu viaje a Marsella

La ciudad francesa de Marsella suele ser una gran desconocida para la mayoría de los turistas españoles, pese a encontrarse en la siempre encantadora Costa Azul francesa. Su posición estratégica entre España e Italia en la costa mediterránea la han convertido en un enclave fundamental para los diferentes imperios que han dominado el continente a lo largo de la historia.

Descubre por qué Turín es la ciudad italiana del chocolate

Turín es una de las ciudades italianas que puede presumir de contar no solo con un patrimonio histórico y cultural excepcional sino también con una gastronomía excelente, siendo el chocolate uno de sus mayores protagonistas.

6 sitios únicos en tu ruta por la Costa Azul francesa desde Marsella

La Costa Azul, también denominada Riviera Francesa, constituye una de las zonas mediterráneas más bellas del territorio francés. Aunque es maravilloso conocerla durante cualquier época del año, en la temporada más cálida, puedes aprovechar el buen tiempo para disfrutar intensamente de sus paisajes, sus playas y todo tipo de actividades al aire libre.