#VolandoconBinter

Todas las publicaciones

Cierto es que Vigo es una ciudad que tiene tanto que ver y que ofrece tantos planes que puede que en tu próxima visita con Binter no pienses salir de ella... Pero es que muy cerca hay una auténtica joya en forma de ciudad, como es el caso de Santiago de Compostela. Por ello, te aconsejamos una escapada exprés, una excursión de un día que podrás planear muy fácilmente siguiendo estos sencillos consejos.

¿Cómo ir de Vigo a Santiago de Compostela?

Lo mejor de hacer una excursión de un día a Santiago de Compostela es que, desde Vigo, tienes numerosas opciones para llegar. Repasamos las principales en esta lista.

  • Tren. Es la que nosotros te aconsejamos. Desde la estación de Vigo parten varios convoyes al día que completan el viaje entre una y otra ciudad en unos 50 minutos, aproximadamente. Es lo más rápido y cómodo.
  • Bus. Si el tren no cuadra con tus horarios, también dispones de  Estos tardan en torno a 1 hora y 30 minutos en completar el trayecto.
  • Coche de alquiler. Puedes llegar de Vigo a Santiago en una hora, aproximadamente a través de la AP-9. De este modo, podrás aparcar directamente lo más cerca posible del centro.

Planifica tu día en Santiago de Compostela

Para que puedas organizarte de la manera que mejor te convenga, hemos creado una ruta turística por Santiago de Compostela que se puede hacer sin problemas a pie y en una jornada. Como verás, incluimos los monumentos más importantes y algunas recomendaciones culinarias que no te puedes perder. ¿Empezamos?

La mañana va a tener una protagonista fundamental: la catedral de Santiago. Pero, antes de perderte en la inmensidad de su fachada y de su plaza, te aconsejamos que camines por las rúas y antiguas plazas del casco histórico. Hay muchos puntos de información turística en los que podrás obtener planos detallados con rutas definidas para no perderte por los rincones más importantes de esta zona. Una vez completado el recorrido, puedes entrar en la catedral o dejarte llevar por sus exteriores llenos de detalles, especialmente en la fachada principal.

Para comer, nada mejor que los salones de los muchos restaurantes tradicionales del casco histórico. En ellos tienes que probar especialidades como el pulpo a feira, las empanadas de bacalao con pasas o de congrio, el lacón, el caldo o los pimientos de Padrón.

Visitado el centro histórico y repuestas las fuerzas con una comida cien por cien gallega, llega el turno de afrontar la tarde. Uno de los mejores planes que tienes disponibles es el de subir al conocido Miradoiro da Catedral, desde donde podrás ver el templo y todo el casco histórico de Santiago con unas vistas privilegiadas. De ahí puedes pasar al Parque de Bonaval, uno de los más bellos y visitados de la ciudad: ¡descubre por qué por ti mismo!

Este último es un lugar perfecto para terminar tu ruta de un día por Santiago, una experiencia que te aseguramos que merece la pena. Como has visto, ni es complicado llegar desde Vigo ni un día es poco para conocer algunos d ellos mayores atractivos de esta ciudad. ¡Disfrútala!

Publicado por: BinterCanarias
Publicado por: BinterCanarias
Toda nuestra actividad, todas las piezas de nuestro engranaje, están orientadas hacia un único fin: ofrecer a nuestros clientes el mejor servicio.

Relacionados

Los seis lugares que debes ver en tu viaje a Marsella

La ciudad francesa de Marsella suele ser una gran desconocida para la mayoría de los turistas españoles, pese a encontrarse en la siempre encantadora Costa Azul francesa. Su posición estratégica entre España e Italia en la costa mediterránea la han convertido en un enclave fundamental para los diferentes imperios que han dominado el continente a lo largo de la historia.

Descubre por qué Turín es la ciudad italiana del chocolate

Turín es una de las ciudades italianas que puede presumir de contar no solo con un patrimonio histórico y cultural excepcional sino también con una gastronomía excelente, siendo el chocolate uno de sus mayores protagonistas.

6 sitios únicos en tu ruta por la Costa Azul francesa desde Marsella

La Costa Azul, también denominada Riviera Francesa, constituye una de las zonas mediterráneas más bellas del territorio francés. Aunque es maravilloso conocerla durante cualquier época del año, en la temporada más cálida, puedes aprovechar el buen tiempo para disfrutar intensamente de sus paisajes, sus playas y todo tipo de actividades al aire libre.